En memoria de don Marco Antonio Sánchez Mondragón

Excelente persona, que con gran entusiasmo por descubrir y aprender nuestra cultura,


me pidió aprender la danza prehispánica. Como apenas comenzaba la epidemia Covid-19, me preguntó cómo podríamos hacerle para esa enseñanza en la distancia. Pensamos en el Skype. Yo apenas estaba conociendo Zoom. Mi primer intento fue en una transmisión en vivo por Youtube, que fue un desastre, pues mi internet muy lento hacía que la transmisión tuviera un retraso de 3 minutos y a muy baja resolución. Empecé a grabar los cursos y a transmitirlos ya grabados y todo desembocó en esta Academia de Videocursos. Y él, junto con Tekuzizkozkatl y Rubí fueron mis primeros alumnos en todos estos intentos online. Cada vez que yo grababa un curso, trataba de no ver la simple cámara, sino de imaginarlos a ellos y a mis demás alumnos del kalpulli, como cuando les enseñaba en vivo. Hasta ahora, cada vez que grabo los sigo imaginando. Y en especial, siempre me preguntaba si don Marco San efectivamente podía aprender la danza con estos videos, al ser él quien me propuso enseñar por internet. Siempre esperé que pasara la epidemia para volverl@s a ver a tod@s para compartir en vivo todo lo que aprendimos a distancia. Trascendió don Marco. Ya no compartiremos la enseñanza en vivo. Ya pasa a formar parte de los ancestros cuya memoria siempre invocamos en las ceremonias. Pasa a ser parte de l@s abuel@s cuyo ejemplo nos sigue enseñando y en el cual buscamos respuesta. Queda su excelente familia como testimonio de su grandeza. ¡Buen camino don Marco San! ¡Kwalli ohtli! Nikan ka!


Temachtiani Juan Fonseca Sep 2020